Una amiga le contó sobre la telepatía con animales y tardó poco en escribir para consultarme.

«Creo que mi perro evidentemente quiere decirme algo, me pone la boca en la oreja y bueno, creo que tiene algo para decirme y se de donde puede venir, estamos preocupados porque el vecino cree que nuestros perros le matan las ovejas… visto como es en el campo, un porblema así se soluciona matando a los perros, estoy preocupada y quiero saber que me dicen que opinan de esta situación.»

Quiero saber si él quiere sequir viviendo acá en las condiciones en las que está, porque tiene que estar la mayor parte el tiempo acá.

No me gusta tenerlos encerrados, a otra persona del campo no se lo puedo dar porque saben que está acusado de matar otros animales, un departamento en una ciudad no lo haría, sería lo mismo que estar encerrado acá.

Pensé en dejarlos libres en un municipio cercano, 

Simplemente quiero saber que piensan y si quieren decirnos algo, vamos a ver que dicen, los vamos a escuchar.

Lo que los animales expresaron fue que la libertad es un concepto que los humanos interpretamos de una manera que no tiene mucho que ver con lo que viven y sienten ellos, libertad era quedarse en casa con las personas que los vieron crecer.

La expresión emocionada de los familiares humanos de casa era de total comprensión y amor por sus animales.

Uno de ellos mostró maneras de canalizar la energía física, y la familia reflexionó sobre la enseñanza a estos animales de razas que se crían para trabajar en el campo, «se educan para hacer cierto trabajo y cuando llega la época en la que no trabajan mas porque son viejos uno pretende que lleven una vida donde no hagan lo que les enseñaron»

(se refiere a arriar ovejas, morder, etc.)

El perri de la foto, apenas nos miramos dijo: decile que le digo todo el tiempo, que me quiero quedar, me quiero quedar.

El final es super felíz!

La familia humana entre llantos de emoción y alegría comprendió que el amor es lo mas importante, tenerse unos a otros.

Ya pasaron dos años quizá poquito mas y los perris siguen en el campo, con su familia, mas unida que nunca porque supieron escuchar y abrir el corazón.